Convierte las frituras puertorriqueñas en una opción deliciosa y saludable

Convierte las frituras puertorriqueñas en una opción deliciosa y saludable

5 tips para cocinar esos tentadores antojitos sin cargo de conciencia

Fritas

Desde Piñones, pasando por la placita de Santurce, hasta un chinchorro en la montaña, encontrarse con una vitrina prendida y en ella ver una variedad de frituras, nos alegra la vida y nos abre el apetito. Esta es una de las estampas más pintorescas de Puerto Rico, y también de las más sabrosas. 

El bacalaíto, junto al relleno de papa, la empanadilla o el pastelillo, son los acompañantes ideales de la alcapurria, una de nuestras comidas típicas más reconocidas. Su sabor tiene origen en la cocina africana y se ha convertido en uno de los gustitos preferidos de los puertorriqueños.

Pero, cuidado, porque estos antojitos contienen altos niveles de grasas y calorías que pueden perjudicar tu salud a largo plazo, además de hacerte ganar unas libritas de más. El consumo excesivo de grasas se relaciona directamente con los problemas de obesidad y representa un factor de riesgo de la diabetes tipo 2 así como de otras enfermedades cardiovasculares. 

“Siempre recomendamos disminuir el consumo de frituras, que aunque son parte de nuestra cultura, son altas en grasas y harinas, relacionadas al sobrepeso, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes”, asegura Dennice Miner Lugo, Licenciada en Nutrición y Dietética y Gerente del Servicio de Nutrición y Educación en Diabetes en las Clínicas Vitacare de MMM.  

“En las clínicas estamos para ayudarlos. Contamos con un equipo interdisciplinario de doctores, enfermeros, nutricionistas, endocrinólogos, entre otros profesionales de la salud, listos para ayudar a los pacientes a controlar sus enfermedades crónicas de la mano de su médico primario. Además, ofrecemos clases y talleres de manera virtual, para mantenernos saludables y seguros en nuestras casas”, añade. 

Si bien es cierto que hay que limitar este tipo de comidas, también lo es que no hay por qué privarse de ellas completamente si se cocinan de manera saludable. ¡Sí, cocinar frituras saludables es posible!

Solo debes hacer unos cambios sencillos y verás los sorprendentes resultados. Anota estas recomendaciones para la época navideña que ya se acerca, y date un buen gustito mientras compartes con tus familiares estas frituras saludables para que no te quedes con las ganas. 
 

Descubre más información sobre MMM.
Encuentra más información o solicita una orientación de un representante de MMM.
VER MÁS

5 tips para preparar unas ricas frituras y no sentir cargo de conciencia:

1. ¿Fritas? ¡No, al horno!
Pensarás que esas alcapurrias son fritas, ¡pero no! Sustituye el aceite caliente por el horno o la freidora en aire (airfryer). Obtén la cocción deseada y lo crujiente de las frituras, preparándolas en estas dos versiones que no contienen aceite ni grasa saturada y lo hacen en tiempo récord. ¡Un éxito!  

2. Elimina la grasa de la carne 
Una de las maneras para que las frituras rellenas de carne sean más saludables es eliminando la mayor cantidad de grasa posible a la hora de prepararlas. Una vez cocines la carne, déjala reposar. La grasa se separará de la carne y así podrás eliminarla. También puedes seleccionar carne magra, que contiene poca o casi nada de grasa. Además, siempre puedes seleccionar carnes blancas, como pollo o pavo --que tienen menos grasas-- y prepararlas al gusto. 

3. Sustituye el sazón por condimentos naturales
“Utilizar alimentos procesados aumenta los niveles de sodio en el cuerpo, afectando el funcionamiento del riñón. Nuestra población tiene muchos problemas de presión alta y problemas renales, por lo que recomendamos utilizar hierbas y especies, y hasta sofrito natural para darle sabor a los alimentos”, dice la experta, quien además exhorta a cocinar más en casa y así controlar lo que comemos. 

Elimina los alimentos procesados y escoge condimentar con productos naturales como especies y hierbas naturales, como la sal (en bajas cantidades), la pimienta, el ajo, el orégano, y el comino, entre otros. Tu paladar se acostumbrará en poco tiempo a estos condimentos. 

4. Prefiere aceites vegetales
Si decides freír, opta por un aceite vegetal como el de canola. Evita a toda costa la manteca. Congela las alcapurrias, los rellenos, los pastelillos y las empanadillas antes de freírlas para que no pierdan la forma y asegúrate que al freírlas, el aceite esté bien caliente. Así evitarás que absorban más aceite de la cuenta. 

5. ¡Hazlas vegetarianas! 
Prepararlas de forma vegetarianas es fácil. Puedes hacer un picadillo vegano, un tofu guisado, vegetales mixtos u otros sustitutos de carne a base de plantas pero que saben a carne y hasta tienen la misma textura pero sin colesterol, menos grasas saturadas y sin antibióticos, ni hormonas. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la sustitución es primordial a la hora restarle calorías a los alimentos. 

“La clave está en la sustitución. Opta por añadir más vegetales y verduras a tus platos”, dice Miner. Según la experta, el adulto mayor necesita consumir muchos vegetales: “Esto lo logra dándole color a sus platos de comida. La naturaleza es sabia y se ha encontrado que cada color tiene una función y una vitamina o mineral en particular que nos ayuda a mantenernos saludables. Así que combinar una ensalada a la hora de comer una fritura es una excelente opción. ¡Pintemos nuestros platos!” 

Una vez listas las frituras, déjalas reposar y siéntate a degustar en familia. Puedes continuar con tus planes de bienestar y disfrutar de esos gustitos puertorriqueños. La clave está en tener una alimentación balanceada y no abusar de lo que sabemos perjudica la salud. ¡Buen provecho!