Cáncer de colon: por qué es importante hacerse la prueba de detección

Cáncer de colon: por qué es importante hacerse la prueba de detección

Conoce los síntomas iniciales y la forma más efectiva para prevenirlo

Amigos

Mucho se habla sobre la importancia de la detección temprana para combatir el cáncer. Sin embargo, si bien esto puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte, una cantidad considerable de personas que deberían someterse a las pruebas de detección y realizarse exámenes periódicos no lo hacen a tiempo.

El cáncer colorrectal es el segundo tipo de cáncer más común diagnosticado en Puerto Rico, tanto en hombres como en mujeres, de acuerdo con la Asociación Puertorriqueña de Gastroenterología. Además, anualmente se reportan 1,800 nuevos casos, y fallecen aproximadamente unas 700 personas a causa de la condición en la Isla.

Un nuevo informe de la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) reveló que los casos de cáncer de colon están en aumento entre los adultos más jóvenes, y disminuyendo en la población de personas mayores de 50 años. Los resultados publicados a finales de marzo de 2020, afirman que la razón podría deberse a que muchas personas creerían que son demasiado jóvenes para tener cáncer de colon.

Según el doctor Philip Rosenberg del Instituto Nacional del Cáncer, se necesita más educación al respecto. "Podemos tomar medidas significativas para reducir el daño de esta enfermedad aumentando la conciencia sobre el cáncer colorrectal y alentando a las personas que experimentan síntomas potenciales a hacerse un seguimiento con su médico", dice el experto.

¿Con qué frecuencia debo hacerme pruebas de detección y con qué método?
Por lo general, las pruebas de detección de colonoscopía deben comenzar a los 50 años. Por esto, la importancia de coordinar sus pruebas preventivas, así como sus citas para evaluación y de seguimiento con su médico.

Las personas con un mayor riesgo de cáncer de colon debido a antecedentes familiares o personales, como cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o síndrome del intestino irritable, pueden necesitar comenzar las pruebas de detección antes.

Tu médico sabrá si tu historial de salud representa un riesgo mayor. Si te encuentras en un grupo de mayor propensión, tu doctor puede recomendar una colonoscopía completa para la detección, mientras que aquellos con riesgo promedio pueden usar las pruebas no invasivas, que se describen a continuación.

Recuerda siempre hablar con tu médico sobre qué tipo de exámenes de detección son mejores para ti y cuándo deben realizarse. El objetivo de las pruebas de detección es alertar a los médicos sobre pólipos, que son crecimientos anormales, para que puedan extirparse antes de que se conviertan en cáncer. Los exámenes de detección regulares pueden ayudar con el diagnóstico temprano, aumentando la probabilidad de supervivencia. Consulta con tu professional de salud las opciones disponibles para que esa cita no se quede para después.

Programa tu examen de salud anual hoy

Visita la lista de proveedores de MMM para encontrar un médico cerca de ti.

Tipos de pruebas de detección

  • Colonoscopía: el tipo de prueba más común es un examen visual llamado colonoscopía. Es necesario vaciar el colon y el recto antes de la prueba, que generalmente se hace con un laxante mezclado con grandes cantidades de líquido ingerido la noche anterior a la prueba. Durante el examen, se inserta un pequeño tubo flexible con una cámara en el extremo a través del recto para examinar la longitud completa del colon. Según la ACS, la frecuencia recomendada de una colonoscopía es cada 10 años.
     
  • Prueba de sangre oculta en heces (FOBT, por sus siglas en inglés) y prueba inmunoquímica fecal (FIT, por sus siglas en inglés): FOBT y FIT son dos tipos de pruebas de detección no invasivas que analizan la presencia de sangre en las heces, lo cual puede representar un signo de pólipos o cáncer. Las pruebas no requieren preparación, pero algunos alimentos o medicamentos pueden afectar los resultados de la FOBT; discute las restricciones dietéticas con tu médico. Si la prueba encuentra sangre en las heces, se te harán más pruebas, como una colonoscopía, para determinar la causa del sangrado. Según la ACS, la frecuencia recomendada es cada año.
     
  • Sigmoidoscopía flexible*: este examen utiliza un tubo flexible y estrecho con una cámara adherida al extremo y visualiza el segmento o parte final del colon (no todo el colon, como lo hace una colonoscopía). Pregúntale a tu médico si debes hacerte una sigmoidoscopía flexible una vez cada cinco años.
     
  • Colonografía por tomografía computarizada (colonoscopía virtual)*: esta prueba se recomienda una vez cada cinco años y es una opción de detección completamente virtual. Una tomografía computarizada analiza tus órganos abdominales, en lugar de un endoscopio físico que se inserta. (También es importante tener en cuenta que aún se necesita preparación antes de esta prueba de detección). Sin embargo, los estudios muestran que las colonoscopías virtuales no son tan efectivas como las físicas, así que habla con tu médico para determinar qué opción de detección es mejor para ti.
     
  • Enema de bario de doble contraste*: este procedimiento utiliza rayos X para detectar anomalías. Si tu médico lo recomienda, tendrás que hacértela cada cinco años.
     
  • Prueba de ADN en heces (también conocida como prueba de ADN en heces con múltiples objetivos, o MT-sDNA): una prueba no invasiva que busca ADN alterado y/o sangre en las heces. No se requiere preparación; se recolecta una muestra de heces y se envía al laboratorio. Si se encuentran anomalías, se recomienda una colonoscopía. Según la ACS, la frecuencia recomendada para la prueba de ADN en heces es cada 3 años.

*Se recomienda una colonoscopía si los resultados de la prueba son positivos.

Las mejores formas de prevenir el cáncer de colon
Hay varias formas de prevenir el cáncer de colon. La ACS recomienda lo siguiente:

  • Mantente físicamente activo. Trata de hacer 30 minutos o más de ejercicio moderado todos los días. Esto te ayudará a mantener un peso saludable, lo que te protegerá de muchas enfermedades, incluido el cáncer.
     
  • No fumes. Fumar aumenta el riesgo de numerosos cánceres, así como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y enfisema. Debe evitarse por completo.
     
  • Limita las bebidas alcohólicas. Aun con un corazón saludable, beber con moderación aumenta el riesgo de cáncer.
     
  • Cuida tu dieta. Los médicos recomiendan una dieta baja en grasas, rica en fibra y evitar las carnes rojas o procesadas. Tomar un multivitamínico puede ayudarte a obtener suficiente calcio y vitamina D, que también pueden protegerte contra el cáncer de colon.

MMM Healthcare, LLC, cumple con las leyes federales de derechos civiles aplicables y no discrimina por motivos de raza, color, nacionalidad, edad, discapacidad o sexo. MMM Healthcare, LLC, complies with applicable Federal civil rights laws and does not discriminate on the basis of race, color, national origin, age, disability, or sex. Y0049_2021 4037 0039 2_C