Azúcar en la sangre: una guía para adultos mayores

Azúcar en la sangre: una guía para adultos mayores

Podrías tener diabetes y ni siquiera saberlo. Estate atento a estos síntomas ocultos

Abuelo

La diabetes suele ser una enfermedad silenciosa. Sin embargo, los síntomas son más evidentes entre los adultos mayores.

Según la División de Prevención y Control de Enfermedades Crónicas del Departamento de Salud de Puerto Rico, la enfermedad que altera los niveles de azúcar en la sangre es considerada la tercera causa de muerte en la isla. De acuerdo con la entidad, la prevalencia de diabetes en adultos mayores para el año 2017 en Puerto Rico fue de un 15 por ciento particularmente en mujeres y la edad promedio de los diabéticos en la isla es 65 años.

Según el endocrinólogo Luis Hernández, la alta incidencia de diabetes tipo 2 entre la población puertorriqueña ocurre por varias razones. Entre ellas el sedentarismo y el sobrepeso. Además, los cambios relacionados con el envejecimiento hacen posible que el páncreas, la célula encargada de producir insulina, no funcione tan eficientemente como lo hacía cuando era más joven.

"Por eso se le conoce como la enfermedad silenciosa, porque muchas veces los pacientes no presentan los síntomas más comunes", explica el doctor. "En la mayoría de los casos vemos que las personas relacionan los síntomas con el envejecimiento y la diabetes queda totalmente desapercibida".

Por tal razón, el experto compartió los síntomas ocultos más comunes a los que debemos estar atentos, ya que pueden ser indicadores de diabetes. De presentar alguno, el doctor Hernández recomienda que acudas al médico y solicites que te haga las pruebas de diabetes, para así salir de dudas.

 

Descubre más información sobre MMM.
Encuentra más información o solicita una orientación de un representante de MMM.
VER MÁS 

 

Síntoma #1: Orinar con frecuencia
Ir al baño más de lo habitual puede ser un signo distintivo de diabetes. "Lo que sucede es que cuando la azúcar en la sangre está elevada, los riñones intentan proteger el cuerpo, expulsando el exceso de azúcar, lo que produce a su vez una excreción de líquido a través de la orina", indica el especialista y señala que esta condición es conocida como glucosuria. En pacientes diabéticos crónicos se afecta esta capacidad del riñón.

Hernández exhortó a las personas a estar atentos a las veces que acuden al baño e identificar el volumen de orina. "Si notas que orinas cada cuatro a seis horas, pero luego cada una a dos horas entonces eso es un indicador de que hay altos niveles de azúcar en la sangre", expresa.

Síntoma #2: Sed excesiva
Otro síntoma común de la diabetes es la sed excesiva, o sed que no se puede saciar. “Tener mucha sed todo el tiempo no es normal. A menudo recibo a pacientes que me dicen la cantidad constante de líquidos que toman para saciar la sed”, dice el doctor.

El experto manifestó que la sed excesiva surge como mecanismo de protección del cuerpo, para tratar de balancear la alta concentración de azúcar en la sangre. "Cuando tienes un nivel alto de azúcar en la sangre, te da más sed porque tu cuerpo está tratando de diluir toda esa glucosa del torrente sanguíneo", describe el endocrinólogo.

Hernández hizo la salvedad de que a veces, en los adultos mayores, el indicador de la sed no suele manifestarse con frecuencia. "Existe la posibilidad de que el paciente no tenga sed excesiva para reponer los líquidos. Esto traerá otro problema, porque puede provocar deshidratación", agrega.

Síntoma #3: Pérdida de memoria
Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden aumentar el riesgo de demencia. Según el Informe Anual del Departamento de la Salud de Puerto Rico publicado en el 2016, los pacientes con diabetes tienen mayor riesgo de contraer demencia y Alzheimer.

"Hay un alto vínculo entre la diabetes y la condición del Alzheimer. Como el azúcar altera la circulación de la sangre al cerebro, y causa procesos inflamatorios en los vasos cuando hay un paciente con diversos niveles de azúcar, el flujo de sangre está alterado constantemente y esto puede provocar microinfartos", explica Hernández. “La memoria es lo primero que se perjudica, porque es más sensible a la salud del cerebro.”

Síntoma #4: Pérdida de peso repentina
Podría ser normal bajar de peso cuando uno está haciendo dieta, pero perder un par de libras sin estar ejercitándose o a dieta en la mayoría de los casos está relacionado a la diabetes.

"En nuestro cuerpo, la insulina es lo que permite absorber los nutrientes en el cuerpo, pero al estar siendo utilizada para balancear los niveles de azúcar en la sangre, entonces, aunque comemos, el cuerpo no logra consumir todas las propiedades de los alimentos", explica el doctor.

"Es como si estuvieran echando la comida al zafacón porque el cuerpo no tiene los mecanismos para capturar los nutrientes", agrega Hernández y señala que perder 10 libras inesperadamente puede ser una señal de alerta para solicitar al médico la prueba de glucosa en la sangre.

Síntoma #5: Hormigueo en las extremidades
La sensación de hormigueo, ardor, entumecimiento o dolor agudo en las extremidades también puede ser una señal de diabetes.

“A menudo los pacientes manifiestan que sienten una mecha de fuego en la planta del pie y eso es parte de los síntomas neurológicos comúnmente asociados con la diabetes”, relata el endocrinólogo acerca de la condición conocida como neuropatía periférica.

Hernández dice que esto bien puede afectar un solo nervio o un grupo de nervios. "En la mayoría de los casos vemos que los nervios que están en los pies y las manos son los más perjudicados, pero la neuropatía periférica puede manifestarse en todos los nervios del cuerpo", explica.

Si notas cualquiera de los síntomas presentados anteriormente, llama a tu médico para una consulta. Si bien es cierto que un diagnóstico positivo causa preocupación de inmediato, mira siempre el lado positivo de las cosas; existen un sinnúmero de tratamientos en el mercado hoy en día para retomar el control de tu salud. Empieza por una consulta con un especialista en enfermedades y trastornos hormonales como la diabetes para delinear el plan de acción e iniciar el tratamiento adecuado.